Header Ads

Running Girls

La sección Running Girls está pensada para corredoras adultas que se inicien en el mundo del running.


Formulario de inscripción: 
¡Apúntate! (8,3€/mes)

¿Qué incluye?
Entrenamientos guiados en las pistas de Fraga, en rutas urbanas o campestres y salidas organizadas algunos fines de semana. Los martes se realizará un entrenamiento exclusivo para la sección femenina y otros tres de opcionales junto al grupo Running Fraga (lunes, miércoles y jueves). La sección está pensada para todas las edades, con seguimiento personalizado de cada corredora.

Tendrás preferencia de inscripción a pruebas de material y charlas técnicas. Asesoramiento y plan de entrenamiento específico. Todas las atletas dispondrán de vestuario en las pistas de Fraga y acceso gratuito a las instalaciones de un gimnasio propiedad del club.

¿Cuándo?


¿Cómo?
Tan fácil como probar gratis la primera semana que vengas al entrenamiento y si te gusta, unirte rellenando el formulario de inscripción. Es necesario ser socio del club para participar en la sección. Recuerda que ser socio del club te permitirá acceder a un amplio abanico de ventajas y prestaciones.

¿Tarifa?
Todo por una pequeña cuota de 8,3€/mes ¡Económico y divertido! ¿A que esperas?

¿Quien dirige la sección?


Eloy Mur (Entrenador y coordinador): Me encanta levantarme por la mañana y dedicarme a lo que más me gusta, organizar actividades deportivas, formar chavales en todos los aspectos y en definitiva... Ayudar a que las personas alcancen sus objetivos y puedan decir que hoy son mejores que ayer.

Enamorado de las teorías de la psicología deportiva, el coaching, el liderazgo y la gestión de grupos, leo y me formo mucho al respecto e intento aplicar en mi trabajo del día a día todo lo que aprendo huyendo de la "zona de confort".

Lina Mur (Entrenadora): Desde los 6 años que me apunté a un club de atletismo, mi rutina de vida siempre ha incluido el deporte. He crecido con eso, y mi definición de persona no estaría completa si no incluyera el atletismo: ha sido y será siempre parte de mi vida.  Me formé en el grado de Psicología y aunque a mucha gente le sorprendió esa decisión (apartada aparentemente del deporte) de cada vez más veo que la relación es más estrecha e incluso solapada en algunos aspectos. El atletismo te forma no solo en habilidades físicas sino también psicológicas, como es la constancia, autoconfianza, autoestima y un mejor estado emocional ¡¡entre otras muchas!! Pero es que a la inversa: tenemos aspectos psicológicos que pueden pulirse para rendir mucho más en atletismo. Por ello juntar estas dos pasiones es lo que más me refuerza, y seguir formándome para trabajar en ellas es hacia donde me dirijo profesionalmente.


“Voy a terminar esta carrera porque de lo contrario, todo el mundo pensará que las mujeres no son capaces de hacerlo”

Era el tercer lunes de abril de 1967 y Katherine Switzer, de 19 años, se preparaba para correr el maratón de Boston. Prendido al pecho, su dorsal con el número 261. La acompañan su novio, Tom Miller y su entrenador Amie Briggs. Durante los entrenamientos, Briggs le contaba anéctodas de su experiencia en maratones – él tenía 50 años y había participado en 15 ocasiones – hasta que un día Katherine le propuso correrlo juntos. “Las mujeres tienen prohibido correr el maratón; no podrías aguantar los 42 kilómetros”, fue su respuesta.

Katherine Switzer en el maratón de Boston
Pero Katherine sabía que podía lograrlo y se preparó a conciencia para demostrar que Briggs estaba equivocado. Llegó el momento de inscribirse. Ella sabía que el año anterior, otra mujer, Bobbie Gibb, había corrido sin inscripción oficial. Se había escondido detrás de unos arbustos y se había colado en la carrera cuando ya había empezado. Katherine le propuso a Briggs hacer lo mismo, pero él se negó. “Boston es una carrera seria, tú eres una corredora seria”. Así que Kathrine se inscribió con sus iniciales. No sin antes haberle demostrado a Briggs que era capaz, haciendo un entrenamiento de 50 kilómetros.

Comenzó la carrera. En el kilómetro seis los participantes pasaban por delante de los fotógrafos y, entonces, alguien se dio cuenta… “¡Hay una mujer corriendo!” Y los fotógrafos comenzaron a disparar mientras uno de los responsables de la carrera saltó enfurecido para apartarla gritando “¡Fuera de mi carrera!”, pero su novio lo apartó de un golpe.

Katherine, aunque afectada, siguió corriendo. “Voy a terminar esta carrera porque de lo contrario, todo el mundo pensará que las mujeres no son capaces de hacerlo”, pensaba, según ha reconocido años más tarde. Y terminó. En 4 horas y 20 minutos, aunque el tiempo era lo de menos.
C.A Fraga - Bajo Cinca. Con la tecnología de Blogger.