Hola Runners! Hola compañer@s de Fraga y alrededores!
Me presento: soy Blanca, “la maña”, reciente corredora en el club de atletismo de Fraga, fragatina por motivos laborales y ya, podríamos decir, “mediomaratoniana”.
Volvamos a noviembre de 2017, Behobia – San Sebastián. 

Fue ahí donde decidí definitivamente que mi primera media maratón sería la de Sevilla, volví con ganas y fuerzas para seguir entrenando y ponerme con el siguiente reto. Behobia fue el primero de larga distancia después de un año corriendo y Sevilla coincidiría en fechas un año después de mi primera 10k.
Me apunte con mis amigas y runners de mi club de Zaragoza pero a Sevilla me he llevado todo el apoyo del mundo de mis compis en Fraga con los que he compartido mis entrenamientos  entre semana. 
La experiencia en general ha sido increíble. Los que ya me conocéis soy una corredora común  y que no me exijo grandes marcas, disfruto de cada entrenamiento y me quedo con las personas que cada día me encuentro haciendo kilómetros. Cuando digo que ha sido increíble me refiero a la sensación de cruzar la meta de una media maratón, el camino es lo importante y el día de la carrera para mi fue un regalo. 
Mi idea era bajar mis 2h 12min de Behobia (20km), terminar con una sonrisa y sobretodo de la mano de las personas que me hicieron creer poco a poco que cruzar esa meta era posible. Terminamos en 2h11min y entrando en meta juntas. Objetivo conseguido.
Recorrido y organización:
El recorrido que componen los 21 kilómetros de la carrera son totalmente planos, tan sólo te encuentras con dos cuestecillas después de dos puentes. Tengo poco conocimiento en esto pero si quieres hacer MMP o pretendes que sea tu primera media, decirte que sería muy buena elección por su poco desnivel. El principio del recorrido es un poco aburrido siendo por las afueras y sin personas a la vista. Es en el km 7-8 cuando “ves” Sevilla y vas recorriendo sitios emblemáticos como plaza España,  la Giralda o las Setas de Sevilla.
En carrera nos encontramos con avituallamientos en los km 5, 10 y 15 con agua y bebida isotónica, quizás, eché en falta avituallamiento sólido (algo de fruta o pequeñas gominolas que se que en otras medias si hay), animación y personas en los puestos. Como anécdota contar que en el avituallamiento del km 15 vi a una corredora servirse agua con una garrafa de 5l…  y no hablar de  que al llegar a meta no quedaba “na de na”, la previsión se quedó corta y solo disfruté de un botellín de agua, aunque tengo que decir que, los más rápidos tenían algo de fruta y cerveza. 
Sevilla en definitiva, “tiene un color especial”. Me quedo con eso. 
Disfruté de la carrera y me acordé mucho de todas las personas con las que he compartido kms, desde la primera hasta la última. Un saludo desde aquí a mis compañeros del grupo C de Fraga porque al fin y al cabo me han acompañado en el 80% de la preparación de esta carrera en concreto y me han animado mucho desde el primer momento. Aunque vistiera de verde, color que me ha representado siempre, llevé muy orgullosa mi camiseta naranja a la recogida de dorsales, luciendo el color naranja que desde hace poco ya comparte amistad con el verde 😉
Nos vemos en la 10k de Fraga! Traeré compañía que están deseando conoceros! 
Gracias Alicia por esta frase antes de la carrera.
 “El tiempo es relativo y el momento es eterno” 
Blanca RivSe